MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿A dónde quieres ir?
Entrar con Google +

Restaurantes en La Rioja

1.574 colaboradores

583 lugares donde comer en La Rioja

Restaurantes en Briones
Restaurante Los Calaos
(10)
Briones es un pueblo perfecto para llegar una mañana, recorrerlo y terminar degustando algún manjar local en uno de los buenos restaurantes que posee. Uno de ellos es, sin duda, Los Calaos, un restaurante de calidad que tiene todos los ingredientes necesarios para que no te olvides de él fácilmente. Ya el ambiente es especial, como si estuvieras en una cueva de una bodega riojana. El trato de los empleados es fantástico. Y la comida… deliciosa. Es un sitio perfecto para navegar en la comida riojana: Buenos embutidos, espárragos, patatas a la riojana… y la carne. Esa carne. Por supuesto, todo acompañado de un Rioja. La carta de vinos es, como no podía ser de otra manera, fantástica.
Restaurantes en Ezcaray
El Portal del Echaurren
(13)
Situado en el hotel Echaurren, hay dos opciones para comer. El restaurante Echaurren y el Portal. Mientras el Portal opta por una alta cocina, innovadora y moderna que les ha valido una estrella michelín, el Echaurren mira hacia la cocina más tradicional riojana. Fue este último el primero que se creó y a partir del cual vinieron los demás. Nos dejamos aconsejar y nos pusimos en manos del camarero para los entrantes y fue un acierto. Mi segundo fue una lubina exquisita y nos conquistaron definitivamente con los postres.
Restaurantes en Logroño
Asador El Muro
(18)
En plena calle de tapeo encuentras este restaurante-asador donde te puedes sentar a degustar platos típicos de la cocina riojana. Lugar correcto y agradable. Adolfo que es la persona que atiende es muy amable y te hace amena la espera. Ideal para ir en familia o para degustar algo más que las tapas de la calle Laurel.
Restaurantes en Logroño
Bar Lorenzo Tio Agus
(10)
El Agus, el Agus, el Agus... Aunque los logroñeses son algo reacios a recomendar un bar concreto ("si es que... ¡cualquiera merece la pena!", me decían con razón cuando pedía consejo), buceando en la red leí varias veces sobre el Bar Lorenzo, conocido con el sobrenombre de Tío Agus, como parada esencial en la ruta de los pinchos. Así que allí me planté a comprobarlo. Y madre mía con el Agus. La especialidad de la casa es precisamente la que le ha dado nombre: el montadito Tío Agus, un bocatín de pincho moruno y misteriosa salsa verde (la salsa de la abuela Damiana, de receta exacta desconocida pero, intuyo, hecha con aceite, perejil, pimentón y diversas especias) que encandila a todo el que lo prueba. A mí la primera: no me gusta exagerar pero increíble es poco. Qué rico. Para que os hagáis una idea, el invento tiene página en Facebook con casi 2.000 fans y comentarios como "ya era hora de hacerme admirador de algo en Facebook que no fuese una santa chorrada. Agus: eres el verdadero Dios, el ayatolá del picoteo, el gran kahuna de la Laurel". Y no seré yo quien les quite la razón... Por lo demás, local amplio, en rojo, negro y con una foto en blanco y negro al fondo que le da un aire más moderno que el de otras tabernas de la zona. El corto más pincho, 2,20€. Yo diría que el mejor sitio para empezar la ruta por su situación casi al principio de la Travesía Laurel, pero, en cualquier caso, más que imprescindible: básico para conocer y degustar lo mejor de la cultura del pincho logroñesa.
Bares de Tapas en Logroño
Bar Donosti
(9)
Si no sabes realmente lo que es, mejor que te lo comas y que luego te lo digan. Está muy rico, pero hay que tener cuidado con la salsa rojiza porque pica un montón.
Interés Gastronómico en Santo Domingo de la Calzada
Pastelería Isidro Heladería
(20)
Visita fin de semana con la familia, a ultima hora dimos con la pastelería, y tras echarle un vistazo, desayunamos el sábado, y nos hicimos fijo tarde y desayuno.. Chocolates de verdad como los de la abuela, ni rebajados, ni agua, nada que ver con otros ...para mojar unas pastas, "soletillas" mi niño un bollo de leche que tras verlo y probarlo... estaba buenísimo.. no me extraña los premios, ni títulos que atesoran.. casi ajenos de la vista del cliente.. son auténticos artesanos, también probamos los Ahorcaditos, y esos mil hojas que salían recién elaborados...la verdad un lujazo en esta localidad que muchas grandes capitales quisieran para sí... un 10 por trato, calidad del producto y el trato humano
Restaurantes en Logroño
Taberna Herrerías
(12)
En Logroño, situado en pleno centro histórico, se encuentra uno de los restaurantes más afamados de la ciudad. Regentado de forma excelente, el local ya te llama la atención nada más entrar y ver la barra de bar montada en la planta de abajo. Pero es cuando comienzas a subir cuando te das cuenta de lo bien montado que está. Sobre todo, lo más impresionante es la parte superior, con sus fastuosos ventanales que dejan ver las mejores vistas de la ciudad. Y qué decir de la comida. Una mezcla perfecta de tradición con modernidad hace que la comida sea excelente por allí. Mira que comimos cosas ricas y bien preparadas, pero el gran recuerdo que me llevo de aquella cena (uno que es de cosas sencillas) son los huevos estrellados. Una delicia de sitio.
Restaurantes en Haro
Restaurante Terete
(15)
Aunque más de 100 años de tradición colocan a la menestra como uno de los platos estrella de este restaurante hay que reconocer que es el cordero el que se lleva la fama. De hecho nada más entrar se puede ver el horno donde se prepara y entran unas ganas inmediatas de probarlo. La elaboración no puede ser más sencilla, se trocea el cordero, se pone un chorrito de agua y al horno. Exquisito. El restaurante tiene su propia bodega (preguntad si os dejan visitarla, que merece la pena) y salas privadas con su propia chimenea y horno para eventos privados.
Restaurantes en Logroño
Taberna del Tío Blas
(3)
Así es como llaman a la famosa Calle Laurel, donde todos los logroñeses tapean, por su recorrido sinuoso en el que después de unos vinos vas dando bandazos, y en el número 1 está la Taberna del Tio Blas, donde tomamos una tabla de embutidos con pan de vino, y probamos el famoso granizado de Rioja, una bebida refrescante que se bebe como refresco pero no deja de llevar vino y es peligrosa si te pasas.
Restaurantes en Fuenmayor
Mesón Chuchi
(10)
Es una cosa de escándalo. Pues bien, teniendo en cuenta el excepcional nivel gastronómico de la región, he de decir que recordaré Mesón Chuchi como una de las mejores comidas que he tenido yo por allí. Y eso es mucho decir, que de verdad que he visitado grandes restaurantes. No hay más que ver las fotos de la carne para entenderlo… El restaurante, enorme, es muy acogedor, y no hay nada como ver cómo preparan la carne en las brasas… La calidad de los alimentos, excelente. Y además los platos son tan enormes que es muy difícil terminarlos.
Restaurantes en Logroño
Bar Soriano
(1)
El pincho estrella y único que se sirve en el Soriano, es una torre de champiñones coronada por una gamba, nada más simple y nada más rico. El bar es enano y la gente entra y sale constantemente con su vino y sus champis. Muy económico y muy rico, no se puede pedir más.
Restaurantes en Logroño
La Cocina de Ramón
(6)
Cuando se busca el sabor del producto por encima de todo, cuando se recorre el mercado en busca de lo mejor de cada día, es indudable que el resultado va a ser formidable. Este pequeño restaurante, de ambiente acogedor, tiene una cocina sorprendente, tradicional riojana con una vuelta moderna. Nosotros probamos un menú degustación, que varía según lo que haya en el mercado, pero que incluía varios platos con setas, anchoas, atún, peras al vino con helado... y todo perfectamente maridado con sus vinos correspondientes. Si quieres variar un poco de el famoso tapeo de la Calle Laurel y sentarte a disfrutar, no dejes de probarlo. Y si puedes saludar a Ramón, sentirás la misma pasión que tiene su cocina.
Restaurantes en Haro
Mesón Atamauri
(5)
El restaurante está divido en una barra con tapas (para muchos de los locales a los que preguntamos las mejores de Haro) y luego el restaurante propiamente dicho. La cocina es alucinante y comimos de lujo. Empezamos con unos entrantes variados para compartir (porque queríamos probar cuantas más cosas mejor) y acabamos pidiendo carnes (la mía Solomillo de ternera gallega con escalopines de foie y crema de queso de cameros) para completar con los postres caseros. Los camareros rezuman buen humor y simpatía y sus recomendaciones fueron un acierto.
Restaurantes en Logroño
Asador Matute
(6)
Si, la Calle Laurel es genial para tapear e ir saltando de un sitio a otro a probar todos las delicatessen que tienen, pero si quieres sentarte tranquilamente a comer unos buenos platos tradicionales, caseros y cuidados, este es tu sitio. La calidad es muy buena, sobre todo si aprovechas las verduras que tienen de temporada (no dejéis de probar los espárragos y las alcachofas con jamón). Como platos principales tienen buena variedad de carnes y pescados. Y para cerrar la comida, nos rendimos a las torrijas, toda una especialidad de la casa.
Bares de Tapas en Logroño
D.O Laurel
(2)
Es uno de los recién llegados a la calle Laurel (cumplirá un añito en febrero de 2012) pero su propuesta tiene cada vez más adeptos: pese a que la especialidad de la casa sea el solomillo de ternera, lo que llama la atención son las "tortillas de patata evolucionadas". What! Servidas en vaso, la evolución consiste en una base de yema cubierta por espuma de clara. Aunque yo tomé la normal, hay también versiones con chorizo y queso y otra serie de pinchos servidos con espuma: pulpo con espuma de patatas o unos riquísimos boletus frescos con espuma de bacalao. Sugerente, ¿no? Para los que somos amigos de lo gastronómicamente distinto, este sitio desde luego que merece una parada en una ruta por la zona. También en lo decorativo se sale un poco de la norma tradicional: es muy amplio (de los más grandes de la calle), de aire más minimalista, en blanco y negro, luces ámbar y con una vinacoteca integrada en la pared. El pincho, entre dos y tres euros, y el corto a uno. Por si te apetece un ambiente más moderno, o por si vas con un grupo grande.
Restaurantes en Logroño
La Tavina
(7)
Este gastrobar está distribuido en tres espacios claramente diferenciados. A pie de calle y con una estupenda vidriera deja ver un bar con sus barra y pintxos. Se nota su apertura reciente, ya que el look general es muy moderno y agradable, diseñado para pasar un buen rato. La planta intermedia es una de sus características más interesantes, ya que tiene una vinoteca con una amplia colección de vinos, ideal para degustarlos y moverte por las bodegas de Rioja. También tienes la opción de elegir el que prefieras y llevártelo a la tercera planta, donde se encuentra el restaurante. La comida es variada y fresca, una buena manera de acompañar a todos sus vinos.
Restaurantes en Logroño
Jamonero Pata Negra
(9)
Al igual que al Agus, al Pata Negra lo encontré saltando de recomendación en recomendación en la red: su bocatita (señor bocatita) de jamón serrano y queso de tetilla servido calentito, con el jamón crujiente y el queso derretido (¿de verdad no os da el hambre leyéndolo?) suele ser, para los autóctonos, la segunda o tercera parada de la 'senda de los elefantes'. Aunque no es de los más baratos de la zona (2,30 euros el montado) entra muy bien tras el bocatín del Agus, eso es verdad. Con un local muy amplio, decorado en modo normal y una carta extensa que podéis ver en la foto, es una buena opción para grupos grandes y de gustos diversos. Por cierto, detalle llamativo: buena música. Y atención bien maja. Recomendado queda.
Bares de Tapas en Logroño
Juan y Pinchamé
(4)
¿Os acordáis del cóctel de gambas/langostinos? ¿Ese que plantaban, antaño, en bodas y demás celebraciones? Pura comida viejuna, que diría mi crítico gastronómico favorito, Mikel Iturriaga, pero que, "bien hecho, tampoco estaba tan malo". Es verdad: como el melón y el jamón, que también pueden ser considerados viejunos, el langostino y la piña son sabores que van bien juntos. En Juan y Pinchamé, pequeña taberna de la popular calle Laurel, le han dado una vuelta a la combinación y se han marcado como especialidad de la casa la brocheta de langostinos y piña, que está espectacular: con un poquito de sal y un chorrito de aceite de oliva, la sirven recién pasada por la sartén y sabe a gloria. No es ni la tapa tradicional ni una de esas combinaciones tipo queso de cabra-salsa balsámica, foie-Pedro Ximénez o solomillitos-cebolla caramelizada que tanto se repiten últimamente, es simplemente una idea muy bien resuelta y servida. Chapeau! A 2,30€ el pincho y a 0,70€ el corto. El sitio, pequeñito, sin pretensiones decorativas y muy buena atención. Perfecto para los que buscan algo distinto. Y de los mejores de la zona para mí.