Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Santiago de Compostela?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué hacer en Santiago de Compostela

490 colaboradores
Lo más reservado en Santiago de Compostela y cerca
Tours y visitas guiadas
Free tour por Santiago de Compostela ¡Gratis!
(153)
Gratis
Tours y visitas guiadas
Visita guiada por la Catedral de Santiago de Compostela
(36)
15
Tours y visitas guiadas
Tour de misterios y leyendas por Santiago
(3)
70
Tours y visitas guiadas
Visita guiada por los parques de Santiago
(1)
12
Tours y visitas guiadas
Tour del Camino de Santiago
(2)
15
Excursiones
Excursión a Finisterre de medio día
(2)
25
Tours y visitas guiadas
Tour gastronómico por Santiago de Compostela
(1)
60
Tours y visitas guiadas
Tour privado por Santiago ¡Tú eliges!
40
Civitatis
60

245 lugares turísticos de Santiago de Compostela

Catedrales en Santiago de Compostela
Catedral de Santiago de Compostela
(243)
Para mí sería y es uno de esos lugares que pondría en un lista sobre los 10 sitios de visita obligada en España. Es magnífico lo que desprende, desde que la ves erigirse en la plaza del Obradoiro hasta que entras, das los tres cabezazos de rigor, abrazas al Santo, bajas a ver los restos del Mismo y visitas la catedral.
4 actividades
Plazas en Santiago de Compostela
Plaza del Obradoiro
(110)
Esta es sin duda alguna la plaza más importante de Santiago de Compostela y para mi, una de las más bonitas de España y del mundo. CUATRO EDIFICIOS son los que componen el marco de esta plaza: - Al Oeste: el Palacio de Raxoi, donde hoy en día está el Ayuntamiento de la ciudad. - Al Sur: el Colexio de San Xerome, sede del rectorado de la Universidad de Santiago (USC) - Al Norte: el Hostal de los Reyes Católicos, antiguo hospital de peregrinos y actual Parador Nacional, uno de los más bonitos de España. - Al Este. Cierra la plaza la Catedral de Santiago. Todos estos edificios y la plaza en sí son un compendio de estilos arquitectónicos de diversas épocas y que subrayan la larga historia de la ciudad y de monumentalidad. De hecho el Hostal de los RRCC es de estilo gótico tardío, el Colexio de San Xerome es renacentista, el Palacio de Raxoi es neoclásico y la Catedral contiene diversos estilos, aunque esta fachada representa el barroco en sus torres. He estado miles de veces en esta plaza y he oído a mucha gente que ha estado tantas o más que yo y siempre coincidimos en que es imposible cansarse de ella o pasar y no mirar las torres de la Catedral. Da igual si hace viento o llueve o si hace frío o hace sol, no hay nadie que pase indiferente por la plaza. Además de todos los motivos estéticos y artísticos que hacen de esta plaza un marco incomparable, el simbolismo como final del Camino de Santiago la hace todavía más especial. Millones de peregrinos de todo el mundo han pasado a lo largo de cientos de años por esta plaza para completar la etapa final del camino y entrar a la Catedral por debajo del Pórtico de la Gloria. No hay un día en el que no llegue un nuevo peregrino a Santiago y que admire la catedral desde la Plaza del Obradoiro. Una de las cosas que más me gusta de esta plaza es que, después de admirar toda la magnitud de sus edificios hechos completamente en piedra, se puede apreciar la naturaleza verde tan típica de Galicia detrás del Ayuntamiento. Así, esta mezcla de naturaleza y arte creo que son lo que hace a esta plaza tan especial y la diferencia de otras españolas, como la típica plaza mayor castellana. Absolutamente imprescindible!!! Y una curiosidad: esta fachada de la Catedral es la que se puede ver en las monedas de 1, 2 y 5 céntimos de €.
4 actividades
Aeropuertos en Santiago de Compostela
Aeropuerto de Santiago
(10)
El aeropuerto de Santiago, o aeropuerto de Lavacolla, está situado a unos quince minutos en coche del centro de la ciudad. Se trata de un aeropuerto relativamente pequeño, pero con las instalaciones muy cuidadas. En la entrada tiene una gran cafetería con autoservicio y varias tiendas de productos típicos de la gastronomía gallega como: quesos, vinos, licores o souvenirs. Lavacolla es el único aeropuerto gallego que tiene tráfico intercontinental (con Sudamérica), además de poder volar desde él a diversas ciudades europeas (Dublín, Roma. París, Liverpool, Londres…) y por supuesto españolas: Barcelona, Sevilla, Madrid, Gran Canaria, Tenerife, Bilbao…etc. Un taxi desde el centro hasta el aeropuerto cuesta alrededor de 16 euros. Si prefieres ir en autobús, hay uno que sale desde la calle Doctor Teixeiro, en pleno centro de la ciudad, y también pasa por la estación de autobuses, y que cuesta sólo 1,80. El servicio empieza sobre las 6 de la mañana hasta casi medianoche. En Lavacolla operan compañías como Iberia, Vueling, Clickair, Aerolíneas Argentinas, Air Berlin o Ryanair.
Jardines en Santiago de Compostela
Parque de la Alameda
(41)
El Parque de la Alameda de Santiago de Compostela es uno de los muchos parques públicos que hay en esta ciudad, pero sin duda el más céntrico de todos. Se sitúa a medio camino entre la zona nueva y la zona vieja de Santiago, por eso es uno de los lugares favoritos de los compostelanos para pasear o hacer deporte. La Alameda se creó en 1835 y está delimitada por las calles de O Pombal, San Clemente, Figueroa, Xoán Carlos I y la Avenida de A Coruña. Consta de una superficie de 85.000 m2 y está compuesta por los jardines de O Campo da Estrela, el Paseo de la Herradura y la Carballeira de Santa Susana. Es un parque excepcional, no sólo por su belleza y su integración en la ciudad, sino por sus vistas de la ciudad vieja, sobre todo de la Catedral, la cual se puede ver desde uno de los maravillosos miradores del Paseo de la Herradura. También tiene vistas privilegiadas del Campus sur de la Universidad de Santiago, y es de fácil acceso desde cualquier zona de la ciudad. Si visitas la ciudad por primera vez te recomiendo que pasees por su bonito paseo de la Herradura y admires las vistas que desde allí se pueden ver. Si te gusta correr este es el sitio ideal. En este parque también se celebran diversos eventos como La Feria del Libro o las Fiestas de la Ascensión, que son de especial importancia para los compostelanos, y sólo superadas por las Fiestas del Apóstol (25 de julio). Si eres amante de la escultura, en este parque hay de diversos tipos y muy bellas, como la dedicada a la poetisa gallega Rosalía de Castro, la de las Marías, Castelao o la del dramaturgo Valle-Inclán. Las principales especies de este parque son: el abeto del Caúcaso, el arce, el falso plátano, el castaño de Indias, la araucaria, la camelia florida, los cedros del Himalaya el árbol del amor, el ciprés de Lawson, diversas variedades de cipreses, el acevo, el enebro, etc Si visitas Compostela, no te puedes ir sin haberlo visitado.
1 actividad
Mercados en Santiago de Compostela
Mercado de Abastos
(41)
Después de realizar a pie el Camino de Santiago Primitivo, me quedé unos días en Santiago y entre otros lugares visité este encantador y bien abastecido mercado. El Mercado de Abastos de Santiago de Compostela como todos los mercados en cualquier ciudad es un lugar donde la vida late más deprisa que en otro punto de la cuidad (aquí salvando la Catedral, claro está). Lleva en funcionamiento desde el 1873. En él se pueden encontrar productos frescos a muy buen precio y sobre todo productos gallegos que son garantía de calidad. Funciona como una cooperativa y los productos llegan directamente de los agricultores, ganaderos y pescadores a los comerciantes. Está prácticamente en el centro de la ciudad. Siempre que voy a Santiago me acerco a comprar y admirar los puestos tan bien presentados y nunca me vengo sin comprar un buen pan y un queso. Además está rodeado de bares y restaurantes donde uno puede hacer una parada y tomar alguna cosita para coger fuerzas y continuar el paseo.
De interés cultural en Santiago de Compostela
Ciudad de la Cultura
(17)
La palabra que mejor describe a este lugar es "impresionante"... Es una pena que no esté terminado y que la zona de lo que iba a ser la Opera haya quedado sin terminar (un gran agujero de cemento). El resto de los espacios merecen un gran álbum fotográfico para el recuerdo, porque, según nos parece, no se le está dando el uso que merece. Situado al otro lado de Santiago de Compostela, apenas a 3 minutos en coche, tiene un bonito paseo iluminado para llegar a la "ciudad" con mucho banco. Al llegar nos sorprende la gran zona de parking (que habían previsto llenar). Dentro hay varias zonas: - Museo Gaiás - Biblioteca y Archivo de Galicia - Centro Creativo - Centro de Innovación Cultural - Torres Hedjuk (que imita a un faro) Ahora se realizan igualmente para aprovechar todo los espacios conciertos al aire libre y exposiciones. Buscocrucero.com #yosoycruisefan
Plazas en Santiago de Compostela
Plaza de Platerías
(31)
La Plaza de las Platerías es una de las cuatro plazas que rodean la Catedral de Santiago, y es una de las más célebres y bonitas de toda la ciudad, y una de mis favoritas de toda España. Tanto el nombre de la calle como el de esta fachada de la Catedral (Fachada de las Platerías) provienen de los talleres de plateros y orfebres que en la Edad Media se situaban en esta zona, en los soportales del claustro, costumbre que se ha conservado acogiendo esta zona todavía hoy en día numerosos establecimientos de joyería. Esta Fachada de la Catedral es especialmente interesante, ya que es la única de estilo románico que se conserva y data del sg. XI. Otra de las maravillas de esta fachada es la Torre del Reloj, de más de 70 metros de altura, en la que se encuentra la BERENGUELA, la campana que durante cientos de años ha anunciado a los compostelanos la hora. Y también en esta torre está la LINTERNA que guía a los peregrinos hacia la catedral, y que sólo se enciende en los años jacobeos. Una de mis cosas favoritas de esta plaza es su escalinata del siglo XVIII, donde peregrinos y gente de la ciudad suele sentarse a observar la plaza o para sacar fotos espectaculares desde lo alto. En la parte opuesta de la plaza se encuentra la CASA DEL DEÁN, que tiene una historia muy curiosa, y es que se construyó para aumentar la sensación de monumentalidad de la zona, si cabe, pero en realidad no es más que una fachada de tres metros de ancho sin ninguna utilidad funcional. Al otro lado de la plaza se sitúa el Antiguo Banco de España, donde ahora se hacen exposiciones. En el centro de la plaza está la FUENTE DE LOS CABALLOS, muy famosa por su belleza y porque inspiró incluso a Lorca para uno de sus poemas. Jazzman es un hombre misterioso que toca la guitarra en las calles de Santiago desde hace años, dicen que desde el 98. Siempre se pone una media negra en la cabeza con unos labios rojos, un cigarro y un sombrero y viste todo de oscuro. Normalmente se le puede encontrar casi todos los días tocando en la Plaza de las Platerías o en la Quintana. Toca una mezcla entre jazz, blues y bossa. Hay diversas leyendas sobre él: unos dicen que viene de América del Sur, otros que es un famoso músico de EEUU, otros que es un peregrino cumpliendo una promesa... Lo mejor es que lo descubráis vosotros en las calles de Compostela
1 actividad
Ayuntamientos en Santiago de Compostela
Palacio de Raxoi - Ayuntamiento
(4)
Edificio construido en la Plaza del Obradoiro enfrente de la Catedral de Santiago en el siglo XVIII, trazado por el ingeniero francés Charles Lemaur. La idea de este edificio fue promovida por el arzobispo Rajoy y Losada como Seminario de Confesores y Consitorio. En su parte central se representa la legendaria Batalla de Clavijo, obra de José Gambino. Culmina la fachada un Santiago ecuestre del escultor José Ferreiro. Hoy es sede del Ayuntamiento de Santiago y de la Presidencia de la Xunta de Galicia.
3 actividades
De interés turístico en Santiago de Compostela
Monte do Gozo
(13)
Es para mi el momento culminante después de mucho tiempo detrás de cumplir un sueño. Muchas lecturas sobre experiencias ajenas,alimentaban mis ganas en torno a la experiencia del camino. Dudas, miedos, temores, incertidumbre, que ahora recuerdo con sonrisas y lagrimas. Salia solo de murcia, un 6 de octubre, después de organizar un montón de detalles, accesorios para el senderismo, hasta hace unos pocos meses desconocidos para mí, la vaselina, la luz frontal,el botiquín, los bastones, el calzado , etc,etc, y llegaba a Piedrafita do Cebreiro con la incertidumbre y la ilusión del principiante en estas lides. Dispuesto a adentrarme en esa magia de la que tanto he oído hablar, y sorprendiéndome día tras día con la realidad de esa misma sensación, llegue muy cansado a mi rincón en el monte do gozo, pero al mismo tiempo muy emocionado, divisaba la catedral de santiago, con los ojos llenos de lagrimas y el corazón lleno de buenos deseos, dando gracias a la vida por permitirme disfrutar de aquella experiencia mágica, con sus momentos de sufrimiento, pero también con una gran recompensa interior.
Senderismo en Santiago de Compostela
Camino De Santiago
(15)
En la fuente de Uterga hay una cartel que dice "de Pamplona a Puente en Uterga la mejor fuente" cierto es que tras descender el alto del perdón por un camino tortuoso y pedregoso llegas a esta localidad, la primera del valle de valdizarbe; bonito pueblo, cuidad y tranquilo . Un trago largo de agua, quitarte las botas, remojar los pies en su fuente antes de recuperar fuerzas en albergue camino del perdón ¡un verdadero día en el camino!
De interés cultural en Santiago de Compostela
Fuente de los Caballos
(7)
La fuente de los caballos es una de las más famosas del casco histórico de la ciudad de Santiago de Compostela. Se encuentra en el centro de la plaza de las Platerías, a escasos metros de la catedral. Es una fuente de estilo italiano, circular, hecha de piedra, tiene una base de cerca de un metro de altura y está rodeada de un escalón. En su centro se levantan cuatro caballos marinos que echan agua por sus bocas. De entre estos caballos surge un pedestal rematado por una figura femenina que alza su brazo con la estrella de Compostela. Curiosamente, Federico García Lorca se inspiró en esta fuente para escribir su poema “Danza da lúa en Santiago” (Danza de la luna en Santiago), donde el poeta llama a esta fuente “la del sueño”.
1 actividad
Monumentos Históricos en Santiago de Compostela
Camino de Santiago - Patrimonio de la Humanidad
(4)
A pesar de que antes de hacer el camino de Santiago, te dicen que es una experiencia estupenda, hasta que lo haces, no sabes hasta donde tenian razón. Se crea un ambiente a lo largo de todo el camino, que si no fuéramos tan torpes, seria el que creariamos en nuestros lugares habituales de convivencia. El ser humano por desfracia es torpe por natiuraleza.
1 actividad
Monumentos Históricos en Santiago de Compostela
Casco Histórico
(9)
Con esto del Año Santo en ciernes, preferimos adelantarnos a las “hordas” de peregrinos, turistas y paseantes varios, y hacer una escapada relámpago a Santiago de Compostela. Uno de mis amigos había estudiado un postgrado de historia allí… así que era el guía perfecto para un fin de semana de esos que nos gustan con un poquito de todo. Nos juntamos 12 y empezamos el regateo de planes, voluntades, horarios y preferencias. A pesar de que Ryanair vuela a Lavacolla, Iberia nos ofrecía mejores combinaciones… así que por poca diferencia de precio optamos por viajar con comodidad y sin que nadie examine con lupa cuántos “bultos” llevo como equipaje de mano. Como ya estábamos avisados de las carencias en el transporte público, ni siquiera intentamos coger el autobús para ir del aeropuerto al hotel, así que nos metimos en 3 taxis rumbo al Hotel Balneario de Compostela para hacer el check-in y dejar las maletas. La verdad es que cogimos una oferta muy apañada, por 60€ por persona y noche, con acceso al Club Termal del Balneario incluido. Aunque está un poco lejos del centro de ciudad (10 minutos en coche), resultó ser un más que recomendable 3 estrellas con muy buena relación calidad/precio. Cenamos en El Descorche, un pequeño restaurante/vinoteca situado en la calle del Hórreo, frente al Parlamento y muy próximo a la Plaza de Galicia. De nuevo, excelente calidad precio: Por unos 25€ /persona tomamos unos entrantes (destacables las tostas y los “chicharrones al queso San Simón”), un plato, postre, café y un albariño que nos recomendó acertadísimamente Diego: Mar de Envero (un Rías Baixas elaborado sobre lías de una bodega nueva y pequeñita que está teniendo excelentes críticas de los expertos ¡y con razón!). Después de la opípara llegada optamos por seguir una de las tradiciones compostelanas más arraigadas: Ir de vinos por el Franco y la Raíña, en pleno casco histórico y pegaditas a la Catedral. Y a la tradición con tradición… no podía faltar el “orballo” en nuestro paseo por la Zona Vieja: Esa fina lluvia que forma parte del encanto de la milenaria ciudad de granito y que envolvió todo nuestro recorrido por las empedradas calles. El sábado se sabía intenso: Mañana de turismo, y tarde de multiaventura y balneario. Como teníamos previsto asistir el domingo a la misa del peregrino, dejamos el interior de la Catedral como guinda del pastel compostelano y nos apresuramos a comernos el resto. Empezamos de un modo atípico: El CGAC (Centro Galego de Arte Contemporáneo) y el Monasterio de Santo Domingo de Bonaval, con su curiosa escalera de doble espiral… y el parque de Bonaval. El arquitecto portugués Álvaro de Siza (autor del edificio del CGAC y de la facultad de periodismo compostelana) es el responsable del diseño de esta sorprendente zona verde planificada en parte sobre un antiguo cementerio. Nos impresionaron las vistas de la ciudad que se pueden contemplar sentados (aunque rápidamente un guardia nos avisó de que estaba prohibido para evitar accidentes) sobre los tejados de los nichos vacíos. Justo abajo, unos niños jugaban al fútbol entre las estructuras que hace años custodiaban las tumbas. El juego de puertas que comunica los distintos espacios nos llevó hasta una pequeña cueva de la que surge un manantial y a un frondoso bosque al que se llega a través de sendas en zigzag. Subimos por Casas Reales para ver las Ánimas, el Callejón de “sal si puedes” (un efecto óptico produce la sensación de que no hay salida), la Plaza de Cervantes, la Casa de la Troya, la casa gótica (frecuentemente confundida con la que alberga el Museo de las Peregrinaciones ¡menos mal que llevábamos un buen “guía”!) y todas las callejuelas de la almendra del casco histórico. Entre los soportales de piedra de la Rúa del Vilar paramos a reponer fuerzas en el Brunch La Mora… chocolate caliente, tarta de Santiago, bombas de crema y trufas de las que no dejamos ni una miga. Como dice mi madre: “indio comido… indio ido”, y allá nos fuimos a ver la Rúa Nova, con sus puestos de artesanía (que en la ciudad conocen como “la calle de los jipis”) y la Iglesia de Santa María Salomé. Esta discreta iglesia, con la curiosa escultura de la virgen embarazada sobre la puerta, nos pasaría desapercibida, si nuestro amable “guía” no insistiese en que entráramos a ver uno de los retablos barrocos más socarrones que he visto en mi vida. La gracia está en encontrar, ente tanta filigrana y pan de oro, a los angelitos con gafas… ¿quién dice que los miopes no van al cielo? Y de Iglesia en Iglesia… nos fuimos a ver San Martin Pinario, con el propio San Martín repartiendo su capa con un pobre en el frontón de la fachada plateresca, su impresionante escalinata de piedra, y su retablo barroco. Como curiosidad, cabe decir que las torres se levantaron sólo hasta esa altura debido a la oposición del Cabildo Catedralicio… que temía que “hiciese sombra” a la basílica. Antes de ir a comer, aún nos tomamos un aperitivo en la preciosa terraza del Hotel Costa Vella, que está muy cerca de San Martin Pinario… y es que no parar en ese jardín era un pecado de los gordos. Comimos en el Restaurante del Hotel Balneario Compostela, porque, ya que teníamos el Club Termal incluido, quisimos aprovechar para hacer algo de turismo activo. Desde el propio hotel nos organizaron la comida (impresionante el cocido típico y la empanada) y las actividades con una empresa que se llama Itineris. Muy cerquita del hotel jugamos al Paintball y escalamos el rocódromo en un bosque ¡Menos mal que uno de los monitores me echó un cable! … (gracias, Oscar). Mira que no soy yo el espíritu del deporte en persona, pero como algunos ya nos habíamos “enviciado” en A Botica do Lazer… la tarde fue increíblemente divertida. Volvimos al balneario, para relajarnos en el Club Termal. De la adrenalina al relax por obra y milagro de los chorros y burbujas de agua minero-medicinal. Yo me hubiese apuntado a un masaje… pero teníamos reservada una mesa en el restaurante de Pedro Roca. Un capricho de uno de los más sibaritas del grupo… que nos encantó a todos. Espectacular la ensalada de tomates y langostinos… y el foie. Un local moderno, con un toque diferente… y desde el que se puede ir andando hasta la zona vieja de nuevo. Mi amigo nos llevó dando un pequeño rodeo para que pudiésemos ver San Francisco de noche… y entrar en la Plaza del Obradoiro envueltos en una mágica niebla que nos hizo sentir como en una película. Y de los momentos mágicos, a otros más prosaicos: Copas y risas en los locales de la Plaza de San Pelayo (con un obligatorio mojito en A Borriquita de Belén), en el Garoa y en el Sónar. Parece que la noche compostelana ha atravesado mejores momentos, y que el actual gobierno municipal lleva años empeñado en acabar con un ambiente nocturno que era una referencia en toda Galicia… aún así, lo pasamos realmente bien. Nos hubiésemos quedado hasta las mil, que parece que también forma parte de las tradiciones de la ciudad… pero al día siguiente nos esperaba la misa del peregrino, y no queríamos abandonar Santiago sin darle un achuchón al Apóstol. Espectacular el ritual del Botafumeiro (cuyos orígenes no son precisamente poéticos: Al parecer, el ambiente que generaba tal concentración de peregrinos y fieles durante las misas era tan irrespirable que tuvieron que recurrir a este inciensario gigante para purificar el aire). Tampoco quisimos renunciar a los otros “ritos guiris” y fuimos a darle un abrazo al Apóstol y a visitar el impresionante Pórtico de la Gloria. Hasta hace unos años, los turistas hacían cola para colocar los dedos sobre el parteluz, (una superstición que, al parecer dañaba muchísimo el patrimonio y que no tenía ningún fundamento) y para poner la cabeza sobre el llamado “Santo dos Croques”. El Santo dos Croques es una pequeña escultura que se encuentra en la parte interna del parteluz y que, según la tradición, representa al propio Maestro Mateo (de rodillas, arrepentido por su arrogancia al retratarse junto a Dios en el Pórtico de la Gloria se “castigó” de espaldas a su propia obra maestra). Los estudiantes chocaban sus cabezas tres veces con la del santo para que les “contagiase” algo de su genialidad. Irónicamente, durante años los turistas desinformados hacían por error largas colas para darle los “croques” a otra escultura similar que está debajo del Pórtico. El deterioro que esta costumbre generaba a la estatua obligó a protegerla con una valla metálica… así que nos quedamos sin darle los “croques” al Maestro Mateo. Después, fuimos rápidamente a comer porque habíamos reservado hora para visitar las cubiertas de la Catedral. Todo el mundo recomienda ir a última hora del día, para ver el atardecer desde esa inusual perspectiva… pero a nosotros no nos daba tiempo debido a la hora del vuelo de regreso. Haciéndole caso a nuestro amigo, cuyos consejos hasta el momento habían resultado de lo más acertado, fuimos al Enxebre, el restaurante “informal” del Hostal de los Reyes Católicos. Sólo tuvimos que cruzar la concurrida Praza del Obradoiro para sentarnos en una de sus mesas de madera y empezar a disfrutar del pulpo “á feira”, las croquetas de cacheira y el pedazo de arroz con lubricante que nos metimos entre pecho y espalda. Y como un banquete no es lo mismo sin un buen vino, pedimos un godello exquisito: Guitián. La digestión la hicimos en el “tejado” de la Catedral. Por sólo 10€ te guían en un paseo por las cubiertas de la basílica y el palacio de Gelmírez. Además de contarte cantidad de anécdotas, las vistas son realmente sobrecogedoras. Yo no podía dejar de imaginarme a la reina Dª Urraca y el Obispo Gelmírez, refugiándose en el palacio episcopal de la insurrección popular. Cuando el populacho los encontró, Gelmírez arrancó la capa a un pobre vagabundo y escapó por los tejados de la ciudad hasta que se refugió en la Iglesia de Santa María. Urraca fue violentamente atacada, humillada y despojada de sus ropas en un barrizal. Lejos de amedrentarse y en paños menores, Urraca se enfrentó a los sublevados, conminándoles a que expusiesen sus quejas. Calmó al populacho prometiéndoles relevar a Gelmírez como señor jurisdiccional y reponer la justicia… obviamente no cumplió, y en cuanto huyó sometió a la ciudad a una fuerte represión ¡Todo un carácter! Y así, con la reina y el obispo aún en mi cabeza, dejamos lo que en tiempos se llamó Libredom (libre de dueño)… y después Campus Stellae… para regresar a nuestras rutinas. Volveremos.
2 actividades
Jardines en Santiago de Compostela
Parque Santo Domingo de Bonaval
(12)
El parque de Bonaval está detrás de la Iglesia de Santo Domingo de Bonaval (que alberga el Museo do Pobo Galego, la famosísima escalera y el Panteón de los gallegos ilustres) y del CGAC o Centro Galego de Arte Contemporánea. El arquitecto portugués Álvaro Siza fue el encargado de proyectar, tanto el edificio del museo, como el parque. Santiago es una ciudad con abundancia de zonas verdes... Pero ésta se ha convertido en la favorita de muchos compostelanos. Un antiguo cementerio y la huerta de los monjes son la base de este parque que ofrece unas vistas de la basílica compostelana muy diferentes a las habituales. También resulta curioso fijarse en las chimeneas de la ciudad que se ven desde el parque. Hace años eran indicativo del "poderío" económico de su propietario... Casi todas las grandes chimeneas que se pueden otear desde Bonaval pertenecen a casas propiedad de la Iglesia. Otro rasgo más de la ciudad, plagada de simbología religiosa. Desde uno de los rincones menos frecuentados de Bonaval también puede verse una auténtica curiosidad: El único cementerio privado de Santiago, que pertenece a los miembros de la cofradía numeraria del Rosario (que tiene más de 5 siglos, iglesia y camposanto propios...).
De interés turístico en Santiago de Compostela
Ruela de Entrerrúas
(14)
Este es uno de mis rincones favoritos de Santiago de Compostela. Se trata de la calle más estrecha de la ciudad, un callejón que une la Rúa Nova y la Rúa del Villar a la altura de la Casa-Pazo de Vaamonde (sede del Consorcio de Santiago). La luz de este callejón es muy particular y es fantástico para hacer fotos, sobre todo por la mañana. El callejón es tan estrecho que apenas pueden cruzarse dos personas que caminen en sentido contrario. Si miras las piedras con las que está hecho el suelo te darás cuenta de que están numeradas! La parte más estrecha deja paso a una especie de patio en medio del callejón, y donde nadie diría que puede haber nada hay dos bares muy pequeños y muy populares entre la gente de la ciudad: Restaurante-bar Entrerrúas (menú de la casa por 10 €) y sobre todo La Tulla. Ambos están recomendados por Le Routard. Merece la pena atravesarlo, hacerse una foto e incluso degustar el menú de uno de sus dos restaurantes.
Plazas en Santiago de Compostela
Plaza de Abastos
(7)
La Plaza de Abastos no es ni de lejos tan grande como el mercado de la Boquería... Pero tiene algo que lo hace especial. Entre las iglesias de San Félix y San Agustín, mariscos, carnes, frutas y verduras ponen la nota de color a este recinto que presume de ser el segundo más visitado de la ciudad (después de la Catedral). La cooperativa que lo gestiona ha introducido servicios modernos como el "shopper", la compra por teléfono o Internet... Pero aún así ha sabido mantener el aire tradicional, con su alboroto, la mezcla de olores, la algarabía de las gallinas, las paisanas con sus cestos...
Calles en Santiago de Compostela
Calle del Villar
(11)
La Rúa del Villar, en Santiago de Compostela, es una de las calles más importantes y emblemáticas de todo el casco antiguo de la ciudad y tiene un carácter marcadamente cultural, turístico y monumental. Transcurre entre la Rúa Nova y la Rúa do Franco, y desemboca en la Plaza de las Platerías, una de las plazas de la Catedral de Santiago, y en la mayor parte de ella se pueden ver los típicos soportales de la ciudad. Los edificios más importantes de esta calle son: la Casa del Deán (números 1 y 3), que da a la Plaza de las Platerías y es la sede de la OFICINA DE ACOGIDA AL PEREGRINO, y la Casa-Pazo de Vaamonde, que es la sede del CONSORCIO DE LA CIUDAD. En esta calle se encuentran algunas de las tiendas más famosas y más antiguas de la ciudad y que todo compostelano conoce, como por ejemplo la SOMBRERERÍA IGLESIAS, que se puede ver en las fotos, un comercio que lleva en esta calle desde 1912. Pero también hay otro tipo de establecimientos como BARAKA (número 78), una tienda de joyería que trabaja las joyas siguiendo el estilo artesanal de los orfebres de la ciudad pero con un toque de modernidad, la Librería Encontros, que es una de mis favoritas en la ciudad y tienen todo tipo de libros, incluidos una gran selección sobre Santiago y El Camino, la Pastelería MORA, la más famosa de Compostela, o el Kiosco del número 49, en el que puedes encontrar la mayor selección de revistas nacionales e internacionales de la zona. En cuanto al plano cultural, en esta calle se encuentran la Fundación Caixa Galicia o la Galería de Arte Moderno Espacio 48. Y dos sitios fundamentales para el peregrino o el turista: las OFICINAS DE TURISMO de Santiago (número 63) y de Galicia www.santiagoturismo.com Para tomar café: El Café Casino.
Museos en Santiago de Compostela
Museo de las Peregrinaciones
(3)
En la calle San Miguel dos Agros se encuentra este Museo de las Peregrinaciones, que explica pormenorizadamente todo lo concerniente al Camino de Santiago y a su historia. Se trata de un edificio del siglo XIV conocido como Casa Gótica que ha sido modificado hasta el siglo XVII y es uno de los edificios civiles más antiguos de la ciudad. Recoge una de las colecciones más importantes de Arte Sacra de la ciudad, que explica bien el origen y desarrollo de la ciudad a través de las peregrinaciones y el Camino. Este museo abrió al público en 1996, tiene tres plantas y es uno de los museos más completos en cuanto a historia de las peregrinaciones se refiere, recogiendo piezas y testimonio de la larga historia del Camino de Santiago, y lo que es más interesante: de todas sus versiones. Destaca la sala dedicada a los músicos representados en el Pórtico de la Gloria.

Que visitar en Santiago de Compostela

La ciudad ofrece infinitos lugares que ver en Santiago de Compostela, rincones insólitos donde perderse. Una de las mejores experiencias que puedes tener para empezar a conocer la capital de Galicia, es adentrarse por sus callejuelas y rúas. La oferta de cosas que hacer en Santiago de Compostela es muy variada, empezando por el Camino de Santiago. Los más devotos intentan realizar al menos un tramo del Camino para terminar en la Catedral, centro de culto y peregrinación cristiana.

Tras una mañana de mucho paseo y cansancio de piernas, nada mejor que disfrutar en una terraza del pulpo a la gallega o las empanadas tradicionales. El lacón, marisco o pimientos del Padrón son el acompañamiento perfecto para maridar con un vino gallego. De postre, una porción de Tarta de Santiago.

Para un plan más cultural, podemos acercarnos a la Ciudad de Cultura de Galicia. Admirar la arquitectura y en el interior alguna exposición o certamen resulta una experiencia constructiva, a la par que educativa. Si queremos organizar una ruta con todas las cosas que ver en Santiago de Compostela, lo mejor es acudir a una oficina de turismo.
Entre los imprescindibles que visitar en Santiago de Compostela, siempre estarán La Alameda o San Domingos de Bonaval, el cual posee una de las mejores panorámicas de la ciudad.

El mercado de Abastos es el segundo de los sitios que ver en Santiago de Compostela, más visitados, después de la Catedral. La actividad comercial de su interior proporciona al turista el aroma característico de la ciudad marítima.

La Universidad que hay en Santiago de Compostela tiene más de quinientos años de historia. Ha ido tomando tanto protagonismo en la ciudad que se realizan visitas guiadas por su interior.

Cerca del campus nacen las principales calles comerciales que visitar en Santiago de Compostela, y donde se pueden adquirir algunos productos artesanales como los artículos de orfebrería.

Para terminar con nuestro particular tour por todas las cosas que visitar en Santiago de Compostela, solo queda relajarse y disfrutar de la noche degustando las queimadas o licores de crema de orujo, muy populares en la zona.