MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Navarra?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Sitios insólitos en Navarra

Los destinos más populares

4 sitios insólitos en Navarra

Sitios insólitos en Etxalar
Infernuko errota
Para llegar no es nada fácil, ya que puedes acceder por dos sitios. Nosotros accedimos por orabidea. El camino son 15 kilómetros de subida de los cuales 11 son sin asfaltar y el camino es muy estrecho aunque precioso. Por el otro lado es más fácil acceder. Llegas a un restaurante llamado etzebertzeko borda. De ahí parte el camino más sencillo y directo. Se puede acceder de otros puntos si quieres andar más kilómetros. El recorrido merece la pena, el bosque es de cuento.
Sitios insólitos en Pamplona
Belena de Portalapea
Seguro que pocos son los que conocen las Belenas, calles interiores que son el recuerdo viviente d ella Pamplona mediaval y que ahora son como pequeos secretos ocultos que solo se dejan ver a quien busca otra ciudad que no sea la de los san fermines :-). La de Portalapea está cerca de la iglesia de San Fernín, en pleno casco antigu ye es una de las muestras más interesantes de los restos de lla antigua muralla y de los usos que se realizaban en uno de los burgos en los que se dividía la ciudad. El acceso está tras una verja que solo hay que empujar para poder acceder a este interesante callejón interior que te transporta a otra época.
Sitios insólitos en Yesa
La Cripta de Leyre
Sencillamente, espectacular! La cripta del monasterio de Leyre es uno de esos rincones que te dejan sin palabras cuando los visitas. Te abren la puerta de acceso y es como si te transportaran a un bosque de piedra, un lugar donde el románico estalla de golpe, posiblemente la crypta más bella que he visto hasta ahora. Es imposible no embelsarse un buen rato en cada detalle, cada capitel de las robustas y rudas columnas que se suceden sin ton ni son.
Sitios insólitos en Arguedas
El lienzo de Pinturitas
Pinturitas es una curiosa mujer que a lo largo de años ha cubierto un edificio entero con sus pinturas cuando menos inquietantes. Merece la pena detenerse un rato y observarlas, ya que no son simples grafitis de adolescente aburrido.