Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Montreal?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué hacer en Montreal

407 colaboradores

163 lugares turísticos de Montreal

Jardines en Montreal
Parque Mont Royal
(23)
Relativamente cerca del centro de la ciudad de Montréal, al pie de la colina "Mont Royal" y delimitado por la "avenue du parc", se encuentra uno de los mayores parques de la ciudad. Los fines de semana, el parc du Mont-Royal es el reino de la rasta, del djembe, de los pelos de todos los colores, de las artes marciales, del malabarismo, de los pic-nics, de las gafas de sol y del deporte al aire libre. Aunque se pueda encontrar este tipo de ambiente en varias ciudades, aquí es a gran escala, centenares de personas pasan varias horas de los fines de semana soleados en el Mont-Royal. Pero esto no es todo, lo que si que no es tan común en otros lugares, es el fenómeno gótico-medieval llevado a cabo con tanta seriedad y organización. Un claro del bosque con suelo de tierra, rodeado de árboles es el escenario de batallas estilo medieval entre multitud de gente de todas las edades que, con escudos y espadas hechos de forma artesanal con materiales blandos como la espuma, se afrontan los unos contra los otros a modo de diversión. Algo muy curioso de ver. La parte sur del parque, por debajo de la avenida (avenue du parc), tiene un gran campo de béisbol, un gran campo de fútbol y algunas redes de voley-bol sobre un césped verde muy brillante.
Catedrales en Montreal
Catedral de Notre Dame de Montréal
(22)
Llegar hasta la Basílica de Notre-Dame en Montreal es muy sencillo, pues se encuentra justo frente a la Place d’Armes. Por fuera no causa gran impacto, ya que se trata de una iglesia que está en esquina, con dos torres grandes y es linda, pero sólo eso. Todo lo contrario a su interior que es de una gran belleza y sus tonos entre azul y turquesa combinados con el dorado, crean un ambiente inigualable. Sin duda es una de las iglesias más bonitas que he visto en mi vida. La Basílica de Notre-Dame data de fines del siglo XVIII y es de estilo neoclásico y neogótico; hay muchos hermosos vitrales y tallas en madera, que junto con su espectacular órgano de más de 9 mil tubos, son dignos de admirarse. Tip: Pon especial atención al cielo azul celeste y lleno de estrellas doradas que está en el retablo; y a las piezas de madera, que fueron hechas por el artesano canadiense Victor Bourgeau.
Mercados en Montreal
Mercado Jean Talon
(17)
Sin duda este es uno de los mayores mercados de la ciudad, uno de los más bonitos de ver y prácticamente el más popular. Situado cerca del barrio de la pequeña Italia y de una importante calle comercial, la avenida Jean Talón, tiene la forma de una gran plaza rectangular, rodeada de pequeñas tiendas : Carnicerías, tiendas gourmet, pescaterías... En el centro de la plaza hay una gran parte cubierta y otra al aire libre que acoje más paradas en verano que en hinvierno. El espacio en sí no es especialmente bonito, pero si el ambiente y la cantidad de verduras, legumbres, plantas y frutas que se pueden encontrar. Una de las especialidades de la provincia de Québec es la miel de la que tienen muchas variedades distintas como la miel de trébol o una miel blanca y espesa que se obtiene batiéndola. En el mercado se pueden encontrar algunas paradas dedicadas a la miel y los productos derivados del arce (el jarabe de arce, las tartas con jarabe de arce caramelizado etc...), también muy típicos de la provincia.
Jardines en Montreal
Jardin Botánico de Montreal
(10)
El Jardín botánico de montreal está situado en la zona norte de la ciudad. Nosotros llegamos con bici (Con el servicio de bixi, se tarda unos 40 minutos desde el centro y hay que parar a mitad de camino) Es un jardín enorme en el que podremos pasar el día paseando y quedandonos a comer ya que hay bastantes zonas habilitadas para el pic-nic. En él encontramos diferentes zonas: 1. Zona de jardín japonés. En la que hay una pequeña casa en la que se realizan actividades enfocadas al público. 2. Invernaderos, con especies de ecosistemas de todo el mundo. 3. Museo de los indígenas (primeros pobladores de canada) 4. Zona de huerta. Zona en la que se cultivan las principales especies que consumen los canadienses que son prácticamente las mismas que en europa.
Iglesias en Montreal
Oratoire Saint Joseph du Mont Royal
(10)
El oratorio St Joseph, de entrada gratuita, merece la pena, después de un paseo por el parque del mont Royal. El exterior de este imponente edificio con su cúpula es visible desde dicho parque, pero dista unos km con lo cual les aconsejo tomar el bus por si andan con pereza de caminar. El exterior, de estilo clásico, esconde unos interiores que me despistaron: en algunas partes el Oratorio se convierte en un verdadero museo que rinde culto al fundador del lugar, con esculturas de cera de dicho fraile, escritos suyos, reconstitución de su vida y obra, cuando en otras partes uno se encuentra de verdad en capillas iluminadas por velas, donde la gente viene a rezar. La parte principal del lugar de culto despista por el estilo muy moderno de su arquitectura de hormigón, bloques geométricos, que contrastan con el estilo clásico decimonónico del edificio... De verdad algo intrigante de ver por si les da tiempo.
Miradores en Montreal
Mirador de Kondiaronk
(28)
El parque del mont Royal ofrece varios lugares para admirar la ciudad. En invierno, uno de los más asequibles es el Belvedere, al que se puede llegar en coche (cuidado que el parqueo no es gratis), o en bus con la línea 11 desde la parada de metro Montroyal (un bus cada media hora). Desde el parqueo (frente al cementerio) caminarán apenas 10 minutos para llegar a una casa grandota y su terraza desde la cual se puede ver buena parte de la ciudad de Montreal, con sus rascacielos, y el Saint Laurent como punto de mira. Una buena alternativa al laguito situado más adelante y al punto/mirador situado más al noreste.
Puertos en Montreal
Muelle y Viejo Puerto
(16)
Si visitan el casco viejo, el "Vieux Montreal", llegarán obligatoriamente hacia la orilla del Saint-Laurent, a lo largo de la calle "Rue de la Commune". Les aconsejo aprovechar esta oportunidad de lindar con el agua, de explorar los muelles y sus diversas atracciones. En los 3 muelles principales, en verano, podrán así ver si se animan a un crucero de turismo/naturaleza o algo más de aventura. Podrán en invierno irse a la pista de patinaje situada por el pabellón Bonsecours, subiendo la calle Commune hacia el norte, o dirigirse hacia el palacio de las ciencias, yendo para el sur (este palacio es más para niños por sus juegos y actividades de descubrimiento y experimentación). Ahora mismo (invierno/primavera 2012) el Cirque du Soleil se acaba de instalar a orillas del saint Laurent, en su ciudad de origen. En pocas palabras pasear a lo largo de esta calle y de los muelles es una linda manera de alejarse un poco del ruido de la ciudad y de disfrutar diversas actividades familiares!
Barrios en Montreal
China Town
(11)
Beber Bubble Tea en el barrio chino de Montréal. El “Bubble tea” es una de las cosas que más echo de menos en Europa. Pese a su origen tailandès, lo conozco porque es una bebida muy popular en norte américa que se suele comprar para llevar en establecimientos de comida asiática. Pese a su nombre, el “bubble tea”, no tiene ni burbujas ni tè en muchas ocasiones. Se trata de una bebida parecida al batido que preparan con sabores diversos (litchi, kiwi, fresa, coco...) sobre una base de leche, a veces también con tè al que añaden perlas de tapioca negra. Estas perlas, bolitas de color negro, son lo que hace del bubble tea una bebida especial, ya que tienen una textura muy curiosa parecida a la de un chicle y se absorben desde el fondo del vaso con una pajita especialmente gruesa que las deja pasar una a una. Cuando se atrapa una de estas bolitas, se tiene que masticar un rato y mientras se va sorbiendo el resto de la bebida. Lo descubrí por casualidad en un centro comercial de Ottawa, en un lugar de “fast-food” japonés sin ningún interés en particular y me inicié a ella probándola en diferentes lugares de Canadá y Estados Unidos. Pero sin duda alguna, los sitios más auténticos dónde la he probado es en el China Town de Montréal. Hay diversas direcciones y lugares dónde se puebe ir a tomar bubble tea en Montreal e incluso hay cadenas (como “Bubble Tease”) pero la que se ve en las fotos es un lugar dónde únicamente hay chinos y aunque el lugar tenga un aspecto un poco cutre, vale la pena vivir la experiencia por ser muy genuina. El lugar se llama L2 y uno tiene que saber muy bien dónde está para encontrarlo ya que antes era un café internet y el aspecto “bar” queda un poco disfrazado. Está en el número 71 de la calle De La Gauchetière Ouest, que es una perpendicular a Saint Laurent (calle principal del China Town montrealés). La puerta del local está en frente de una plaza dónde hay un pequeño templo Chino y se reconoce que es el L2 porqué hay pósters don fotos de bubble tea pegados en alguna pared. Hay que abrir esa puerta y subir una planta por unas escaleras. Una vez arriba, se recomienda comunicar con los camareros por gestos ya que dominar el inglés y el francés parece algo lejos de su alcance.
Centros Comerciales en Montreal
Ciudad subterránea
(14)
Todas las guías recomiendan la visita del Montréal subterráneo. Esta vendría a ser la red de túneles bajo tierra mayor del mundo, supuestamente concebida para permitir a los habitantes durante los fríos inviernos de 20 grados bajo cero, caminar por la ciudad sin salir a la superficie. Con 30km de túneles y múltiples conexiones con centros comerciales, bloques de apartamentos, estaciones de metro y despachos. Ahora bien, lo curioso es que los habitantes de la ciudad, o bien niegan su existencia, o nunca han oído hablar de ello. Para ellos, la expresión "Montréal subterráneo" no forma parte de su cotidiano y viendo descripciones de guías, acaban llegando a la conclusión de que se trata simplemente de los pasillos del metro, que efectivamente están bien conectados entre si y constituyen una amplia red. El simple aviso que haría a los viajeros, es que no tiene más atractivo visitarlo, que saber que existe : Ver pasillos de metro con quioscos de periódicos, no es mejor ni más bonito en Montréal que en cualquier parte del mundo.
Lagos en Montreal
Lago de los Castores
(3)
En mi viaje a Montréal no podía faltar una excursión al Mont Royal. Aparte de subir a la plataforma desde donde se tienen bonitas vistas de la ciudad y del río, el otro objetivo era llegar al lago de los castores (aunque por lo visto no hay castores, el nombre viene dado porque hace tiempo, cuando construían el lago, encontraron "casetas" de castores). Sin embargo, nos llevamos una gran decepción al llegar porque... ¡están en obras! Así que no hay agua, sino un montón de tierra... Aún así, he visto en fotos que cuando hay agua, sí que es un lugar ideal para pasar un rato charlando sobre la hierba!
De interés deportivo en Montreal
Estadio Olímpico
(4)
Es raro ver, que un proyecto de estas envergaduras, haya sido un fracaso para la ciudad canadiense y le generó mùltiples deudas y problemas que solo hasta hoy comienzan a sanearse. Conocer el estadio es una actividad recomendada en los itinerarios y las guías turísticas, su arquitectura, o mas bien diría: Diseño, tiene unos importantes aspectos que lo hacen sobresalir de sus semejantes, el espacio público que lo rodea es bellísimo y las otras actividades en la zona, como visitar el jardín botánico, hace el paseo agradable por algunas horas. Lo triste o alucinante realmente es ver los problemas económicos y técnicos que tuvo la construcción. Primero no alcanzó a estar listo el recinto para los olímpicos del 76 porque durante las obras los trabajadores entraron en huelga. Mientras la obra estuvo parada, la torre se incendió y posteriormente tuvieron que restaurarla. Diez años después, la obra llegó a culminarse, pero el techo del diseño inicial falló y fue reemplazado por un techo fijo que se desplomó con el peso del hielo y la nieve, debido a los fuertes inviernos. Tropiezo, tras tropiezo, al final hoy el estadio, modificado levemente en tamaño y estructura, sirve de escenario para algunos eventos deportivos y presentaciones. Actualmente se orgaiza un tour de las distintas estancias, hasta subir a la torre desde donde se divisa la ciudad y su entorno, pero lo que mas me gustó durante nuestra vista fue el espacio exterior del complejo y el recorrido que forma, dándole un bellísimo sector urbano, con mucho espacio verde, a la ciudad.
Fiestas en Montreal
Festival Internacional de Jazz de Montreal
(5)
El Festival Internacional de Jazz de Montreal es un festival de récord: ostenta el récord Guiness como el festival en su género más importante del mundo. Cada año, durante el mes de julio, acunden a este festival 3,000 artistas de 30 países que ofrecen mas de 650 conciertos (450 de los cuales se llevan a cabo al aire libre) y atrae a mas de 2.5 millones de espectadores. Los conciertos al aire libre son gratis y los que se celebran en auditorios son de pago y, además de los conciertos propiamente dichos, durante los días que dura este evento, se organizan también un Parque musical para niños, una escuela de iniciacion al jazz para niños, una galería de arte que presenta obras visuales de artistas del jazz, Radio-Jazz (una estación de radio temporal) así como Jazz al año (una serie de conciertos de jazz presentados fuera de las fechas habituales del festival). Youssou N'Dour, Bob Dylan, Stevie Wonder, Pat Metheny o Miles Davis cuentan entre las figuras que han tocado alguna vez en este Festival.
Charcas en Montreal
Parque La Fontaine
(6)
Debe su nombre a la fuente que se encuentra dentro de un lago. Es un excelente lugar para ir a relajarse, caminar y apreciar la vida silvestre como patos, gaviotas y ardillas.
Islas en Montreal
Isla Santa Elena
(5)
Esta isla junto con la de Notre dame forma parte del parque Jean Drapeau, forma parte del archipiélago de Hochelaga. Estuvimos dando una vuelta por ella viendo algunas cosas curiosas, como la Biosphere o restos de la exposición universal del 67 y , como no, las marmotas que por aquel entonces andaban ya gordetas y perezosas preparándose para el invierno. No es un lugar para ir expresamente pero es curioso de ver por lo menos si hace buen tiempo.
Plazas en Montreal
Plaza Jean-Paul Riopelle
(5)
La plaza Riopelle de Montréal es un homenaje al artista (pintor y escultor) del mismo nombre de nacionalidad Canadiense de cultura francófona. Los dos centros de interés de esta plaza son la escultura-instalación del artista Riopelle y el palacio de congresos que es un edificio reciente y muy moderno con un exterior de cristal de varios colores y una forma compuesta por varios bloques cúbicos. Tal vez pasando al lado de la escultura de Riopelle no parezca nada excepcional, pero si es así es que que hay que volver en otro momento o esperar a que empiece la actividad de la instalación, que tiene una frecuencia aproximada de 30-40 minutos. La fuente que rodea la estatua estalla con un ciclo de figuras de agua y en algún momento sale vapor del suelo y fuego sobre el agua! Parece que todo ello tiene su simbología relacionada con los 5 elementos aunque no conozco los detalles.
Ayuntamientos en Montreal
Ayuntamiento
(3)
No llevaba yo imágenes de Montreal cuando fui allí. Así que cuando vi este edificio, lo menos que pensé fue que era el Ayuntamiento, más bien me pareció un palacio. Además , la primera vez que estuve delante era de noche y estaba todo iluminado, por lo que aún resaltaba más en el casco viejo de Montreal. Si estáis alojados por la zona, el ayuntamiento está muy cerca de la Plaza Jacques Cartier, si no es así os quedaréis muy cerca si os bajáis en la parada de metro de Champs du Mars.
Iglesias en Montreal
St George's Anglican Church - Iglesia de San Jorge
(4)
Me gusta esta ciudad de Montreal, porque es una de las ciudades mas hermosas, libres, tranquilas, donde se combina la industrialización y la modernidad con lo tradicional, sin dejar a un lado lo más importante como lo es; la libertad y respeto hacia su comunidad y hacia la gente nueva que se anima a emigrar a esa zona, ya nadie se mete con nadie, solo se dan la mano si se llegaren a necesitar.
Museos en Montreal
La Biosfera
(5)
Conocí la Biósfera, unos meses antes de que se abrieran sus instalaciones al público como Museo del medio ambiente. La gigantesca esfera, ubicada en un bellísimo entorno natural, de la Isla Santa Helena, fue un antiguo pabellón de la exposición universal de 1967 que tuvo lugar en Montreal. La esfera fue diseñada por el arquitecto - ingeniero Buckminster Fuller, famoso por sus cúpulas geodésicas. Funcionó durante muchos años como purificadora y centro de investigaciones relacionado con el agua. Actualmente el Museo es de acceso libre para menores de 17 años. Abre sus puertas de martes a domingo de 10h a 18h.

Que visitar en Montreal

De las cosas que ver en Montreal habría que empezar por el Oratorio de San José, cuya cúpula es la segunda más grande en este tipo de construcciones después de la Basílica de San Pedro del Vaticano. Esta basílica se encuentra en Mont Royal, una montaña que hay Montreal dentro del parque del mismo nombre que también es una de las zonas que visitar en Montreal de forma casi obligatoria. Además, dentro del parque hay un mirador desde donde se tienen unas vistas geniales de toda la ciudad.

Si tienes la suerte de viajar en verano, uno de los sitios que ver en Montreal, también dentro del parque Mont Royal, es el Lago de los Castores. Aquí la gente acude a hacer picnics, pasar el día junto al lago o pasear en un bote.

Como toda buena ciudad, Montreal tiene su propia Chinatown y un barrio de italianos. Pero, de los lugares que ver en Montreal más curiosos hay que destacar la Biosfera, un museo de Medio Ambiente que llama especialmente la atención por su forma redondeada. Si vas con tiempo, una de las cosas que hacer en Montreal es disfrutar de sus museos y exposiciones.

Pero, sin duda, para visitar lo mejor de la ciudad hay que empezar por el viejo Montreal, el centro histórico de la ciudad con edificios antiguos y calles adoquinadas. De las cosas que visitar en Montreal, ésta es una de las más frecuentadas por turistas.