Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Alcázar de San Juan?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

De interés turístico en Alcázar de San Juan

4 de interés turístico en Alcázar de San Juan

De interés turístico en Alcázar de San Juan
Conjunto molinero del cerro de San Antón
(2)
Los Molinos de Viento de Alcázar de San Juan se ubican en el cerro de San Antón. Estos molinos, que pudieron ser los Gigantes que embistieron a Don Quijote en su más famosa aventura, y que la imaginación romántica identificó como elemento indisoluble de nuestro paisaje, fue también un singular ingenio mecánico ligado históricamente a la economía agraria de la comarca. Del mismo modo, más allá de las sensaciones que recrea la lectura de El Quijote y la literatura de tantos viajeros sobre La Mancha, el paisaje de esta tierra es el legado de una intensa interacción, histórica y actual, de factores naturales y humanos. En los molinos más importantes que dibujan la silueta del Cerro de San Antón, se han instalado distintas exposiciones. Una de ellas es el Centro de Interpretación del Paisaje Manchego que alberga uno de los cuatro molinos que coronan el cerro. En otro se ha instalado la maquinaria que albergó en su momento, cuando era un molino harinero. También cuenta con un Centro de Interpretación de la Molienda, que nos acerca a la época, no tan lejana, en la que la harina se producía ahí, aprovechando la fuerza del viento. Horario para visitar los molinos de viento: Viernes mañana a domingo tarde de 10.30 a 13.30h y de 18.00a 20.00 h.
De interés turístico en Alcázar de San Juan
Cueva del Polvorín
Situada en el Cerro de San Antón, muy cerca de los famosos molinos de viento, se encuentra la Cueva del Polvorín, un conjunto de galerías excavadas en el cerro que se convertirá en un Centro de Interpretación de la Molinería, no sólo de los de viento, sino de todo tipo de 'gigantes'. Es un de los elementos patrimoniales que forman parte del conjunto del cerro de San Antón en Alcázar de San Juan, en si misma concita varios aspectos de gran interés en la villa, todos con claras referencias históricas y contextuales. La instalación se debió de excavar a finales del siglo XIX, como elemento militar para albergar y proteger la pólvora propia del regimiento de Zapadores que estuvo instalando en Alcázar de San Juan alrededor de la construcción de ferrocarriles. Pero la relación de Alcázar de San Juan con la pólvora es mucho más antigua, las tierras y las aguas de Alcázar generan salitre, uno de los elementos fundamentales en la fabricación de la pólvora que fue aprovechado en tiempos antiguos y nos trae vestigios de la primera industrialización de la ciudad. Hubo un tiempo que en Alcázar buena parte de la población vivió de la pólvora, teniendo la villa “una de las mejores fabricas de pólvora del reino” entre el siglo XVII y el XX. Los salitreros, fueron los trabajadores de esta fábrica y muchos de ellos tuvieron salitrerías particulares que servían a la Real Fábrica de Pólvora. Al mismo tiempo y hasta finales del siglo XVIII en Alameda de Cervera estuvieron instalados y funcionando los molinos de la pólvora, que daban servicio a la fabrica. Por lo tanto este resto vinculado al paisaje y a la tecnología, está íntimamente relacionado con Alcázar. En los últimos años de uso público fue destinado a local de ocio juvenil, fiestas y otros jolgorios. La instalación a la que se accede por un cañón escavado en el cerro, consiste en la extensión de un laberinto de galerías, que partiendo de una galería principal, genera un recorrido interior en estancias de piedra excavada a modo troglodítico. Su trazado es capricho de las características del terreno y la dureza de la piedra que ha permito que la propia cueva crezca en direcciones diferentes. Actualmente no puede ser visitada.
De interés turístico en Alcázar de San Juan
Campo de amapolas
El lugar forma parte de una ruta en 4x4 con unos amigos.
De interés turístico en Alcázar de San Juan
Pasaje
Singular edificio de estilo modernista que fue destinado a fines comerciales a principios del siglo XX gracias a la construcción de Álvaro González Arias. Albergó la Posada de la Cayetana. La fachada, de tres plantas se articula en dos cuerpos simétricos divididos por un cuerpo central. Este último constituye la principal parte decorativa del edificio, por su color y el motivo que lo recorre a los lados. El frontón con volutas a los lados con decoración vegetal remata el edificio. Conecta la Plaza de España con la calle Independencia.