MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Pforzheim?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué hacer en Pforzheim

20 colaboradores

8 lugares turísticos de Pforzheim

De interés turístico en Pforzheim
Memorial de Pforzheim
En el casco viejo de la ciudad se encuentra el memorial de su destrucción. La placa recuerda la noche del 23 de febrero de 1945 cuando a las 23:02 hrs Pforzheim fue destruida por la intervención de los aliados al final de la Segunda Guerra Mundial. Fue en 1952 cuando los escombros que resultaron del bombardeo fueron trasladados a una colina vecina llamada Wallberg, donde se depositaron para iniciar los trabajos de reconstrucción. Hoy la colina muestra algunos metros mas de altitud y en su cima se yergue un monumento con fotografías de los dramáticos hechos. Mientras que el Pforzheim una placa situada en el preciso lugar donde ocurrió el bombardeo describe los acontecimientos haciendo honor a los que contribuyeron a la reconstrucción y como un esfuerzo para que las jóvenes generaciones lo recuerden.
Monumentos Históricos en Pforzheim
Monumento a Bertha Benz
Una escultura con suaves líneas que dan impresión de movimiento, integrando a un vehículo que pareciera trasladarse por si mismo, es el reconocimiento a un hecho trascendental en la historia del mundo moderno. Se trata de la travesía que hiciera Bertha, la esposa de Karl Benz, el inventor del Mercedes Benz, desde desde Mannheim hasta Pforzheim. Ella quería dar a conocer a su genial marido que, en su opinión, no había sabido comercializar su invento, y que el automóvil podía convertirse en un éxito financiero una vez demostrada al mundo su utilidad. Así que sin avisarle y en compañía de sus dos hijos, recorrió 104 km convirtiéndose en la primera persona que realizar trayectos largos en automóvil. Este hecho ocurrió en agosto de 1888, y en la plaza principal de Pforzheim se brinda tributo a esta mujer y a su odisea.
Fiestas en Pforzheim
Fiesta del Vino en Pforzheim
Del 22 de agosto al 7 de septiembre se llevó a cabo la Fiesta del vino en la ciudad de Pforzheim. Esta fiesta tradicional se realiza todos los años para conmemorar el trabajo realizado por un hombre de apellido Oechsle, quien inventó un instrumento para medir el mosto tan importante que aún se emplea. La fiesta se realiza en la plaza del la ciudad y acude una gran cantidad de personas. La fiesta alemana donde los comensales reunidos de deleitan en esta ocasión, con vasos de vino, y con platillos de la región. Nosotros tuvimos la suerte de llegar justo el último día, era domingo; el sitio estaba abarrotado, no había turistas, o por lo menos no los puede distinguir, todos estaban felices cantando, algunos bailando pero todos, todos, con un vaso de vino en la mano.
De interés turístico en Pforzheim
Puente Gernika
Pforzheim y Guernica son hoy dos ciudades hermanas; las une una historia de destrucción común: ambas recibieron por sorpresa un bombardeo inesperado que acabó con el 60 % de la ciudad. El objetivo de ambos bombardeos fue la destrucción de la población civil. La diferencia sin embargo la determina la fecha: 1937 en Guernica, en el ámbito de la Guerra Civil española por parte de loa nazis; en Pforzheim, en 1945, a finales de la Segunda Guerra mundial, por parte de los aliados. El puente presenta un diseño atirantado; con flores y plantas a su largo; atraviesa una de las avenidas mas importantes de la ciudad y conecta dos plazas.
De interés turístico en Pforzheim
Maennliche Figur (Figura Masculina)
Una escultura en bronce, fruto del trabajo e inspiración de Karl Henning Seeman, artista alemán dedicado al arte urbano en espacios abiertos. La Figura Masculina se encuentra en el casco viejp; forma parte de la colección de esculturas que salpican la ciudad, como muestra evidente de que se trata de una nueva Pforzheim, reconstruida a partir de 1952 después de haber sido destruida casi en su totalidad; el 80% de las construcciones fueron derrumbados, el 23 de febrero de 1945 por Los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial.
De interés turístico en Pforzheim
Horchender (El que escucha)
Situada en Platz des 23 Februar, junto al Puente Guernica, se encuentra esta obra de Fritz Nuss, artirta alemán cuyo tema de trabajo se orientó principalmente hacia la figura humana. Horchender, "el que escucha", o el escuchador, es una figura esbelta, sentada informalmente; tiene una de sus manos al lado de un oído, haciendo referencia a su nombre. Rodeada de flores de colores y verdes plantas, la imagen combina perfecto con el ambiente que le rodea, la plaza, el cielo, los modernos edificios que embellecen la ciudad y los paseantes que caminan a su alrededor.
De interés deportivo en Pforzheim
Paseo en bicicleta por el Rio Enz
Salimos de Pforzheim y seguimos la ruta marcada para bicicleta rumbo al sur. Sabíamos que en un momento determinado del camino bajaríamos a la rivera del Río Enz y seguiríamos su cauce a contracorriente. El camino se tornó cada vez mas hermoso, con espectaculares abetos, altísimos que mostraban sus piñas verdes y doradas. En ese momento entendí porque la llaman Selva Negra, es tan espesa que el sol no llega al suelo en algunos lugares y permanece húmeda constantemente. El camino es agreste, en ocasiones resbaladizo y se hace necesario que desciendas de la bicicleta para evitar una caída. A pesar de lo primitivo de la senda, las señales están en perfecto estado y se presentan en el momento oportuno. Este camino solo tiene duración de cinco kilómetros, pero por las condiciones del suelo tardamos cerca de una hora y media para recorrerlo.
Selva en Pforzheim
Selva Negra
(1)
Tenía un deseo enorme de visitar la selva negra alemana y tuve la oportunidad de hacerlo de la mejor forma: en bicicleta! Iniciamos el viaje en Pforzheim para dirigirnos hacia Bad Wildbad, que en realidad es una ruta de 35 o 40 km, pero dadas las condiciones del viaje, que apenas iniciábamos , que era por el bosque y que como siempre íbamos con las alforjas súper cargadas, nos pareció una distancia razonable. El camino al inicio, los primeros 13 o15 km fue dentro del bosque, es decir, sin pavimento, a un lado del río Enz, lo que lo hacía, por una parte muy atractivo y por otra difícil, por el deslave propio de la montaña y la humedad del suelo, característica de la zona, pero salimos buen libradas y el resto de la ruta la hicimos por carretera. El paisaje es impresionante, con pinos que se alzan muy por encima de nosotros, plantas, pequeñas flores, y hojas amarillas que caían de las ramas y floraban por el aire como primicia del otoño que no tardaba en llegar. Me quite los audífonos intentando escuchar a un cucú, pero no se dio el momento, sin embargo escuche mis pensamientos.