¿A dónde quieres ir?
Compartir
¿Te gusta Berlín?
Compártelo con el mundo
Experiencia
Entrar con Google +

Monumento al Holocausto

+325
49 30 26 39 43 36
49 30 26 39 43 36
Teléfono
No esperes para reservar las actividades
river@river_header_activity
Tours y visitas guiadas
(4.051)
$281,83
Con descuento
Tours y visitas guiadas
(1.248)
Gratis
Tour gratis

121 opiniones sobre Monumento al Holocausto

El laberinto del recuerdo

Es curioso cómo un lugar puede parecer tan aislado, tan silencioso, tan emotivo aún estando en el pleno centro de una megaciudad como Berlín. Parece que el terreno donde se levantó hubiera estado ahí siempre, esperando ese momento de homenaje.

A dos pasos de la muy simbólica puerta de Brandenburgo, este gigantesco espacio que ocupa lo que en su tiempo fue una manzana ocupada por casas y palacetes, rompe la línea alta y horizontal que crean los edificios a su alrededor, lo que aumenta considerablemente el primer impacto visual.

No recomiendo contarlas porque creo que es un trabajo duro e innecesario, pero los 2711 bloques de hormigón de diferentes alturas, crean un laberinto no sólo físico sino también emocional en el que algunos visitantes juegan a perderse, otros reflexionan sobre el Holocausto Nazi y la mayoría se toma unas fotos que luego se perderán en la memoria.

Leer más
+11

En memoria de la barbarie

Excelente

Pocos monumentos construidos en recuerdo de víctimas, trasmiten un sentimiento tan profundo como éste. Solemne y sobrecogedor, paseando por él te invade una intensa sensación de soledad. Situado en el centro de la ciudad, está compuesto por 2711 losas de hormigón que ocupan una superficie de 19.000 metros cuadrados. Las losas tienen distintas alturas y están diseñadas para crear una atmósfera incómoda y confusa.

+2

Continente con contenido

En las últimas décadas, los museos se están dando cuenta de que para explicar la historia hay mejores formas que mostrar un mapa o exponer una maqueta. Si esta tendencia es cierta podríamos considerar a este museo uno de sus primeros y mejores exponentes en el mundo.

El Museo Judío abrió sus puertas en 1999 y desde entonces, muchos otros han seguido su ejemplo, tales como el Museo del Levantamiento de Varsovia (2004) o el Museo de la Paz de Hiroshima (2008). A todos ellos los podríamos considerar museos vivos, cuya propuesta arquitectónica es tan importante como lo que contienen y en los que el visitante debe salir con la sensación de haber “sentido” más que con la de haber “aprendido”. Se trata de museos interactivos, vivenciales en los que el visitante no puede conformarse con mirar, debe tocar, andar y escuchar.

Leer más
+3
¿Conoces este lugar?
Ayuda a otros viajeros a descubrir con tu experiencia y tus fotos